El TSJ viola constantemente el derecho de acceso a la información


Featured Video Play Icon

En entrevista del 16 de agosto con Piero Trepiccione en el programa En este país, transmitido por Radio Fe y Alegría 105.7 FM y 1390 AM, la directora de Acceso a la Justicia, Laura Louza, habló acerca del Informe sobre la negativa del Poder Judicial de dar acceso a la información pública, divulgado el 10 de agosto por la ONG.

El estudio de Acceso a la Justicia abarca los años 2000 y 2016 de las sentencias que ha dictado el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en materia de derecho de acceso a la información pública y las respuestas negativas dadas, las cuales atentan contra la eficiencia de la administración pública.

Las excusas para no proporcionar información son de las más increíbles: no se debe molestar a la administración y, en el caso del Contralor, se dijo que su sueldo era parte de su derecho a la intimidad, que es un derecho fundamental de los funcionarios públicos. “Se ha creado un superestado que cree que tiene derechos y no deberes, no tiene responsabilidad, hay una impunidad y una corrupción a causa de eso impresionantes”, afirmó Louza. “Además, el propio Estado promueve esa corrupción y esa impunidad”.

La abogada constitucionalista también afirmó que el Poder Judicial en Venezuela en vez de proteger al ciudadano frente al poder, protege al poder y restringe al ciudadano en el ejercicio de sus derechos.

Elevar pena máxima a 50 institucionalizaría persecución política


Featured Video Play Icon

El miércoles 16 de agosto Laura Louza, abogada constitucionalista y directora de la ONG Acceso a la Justicia, fue entrevistada por Sergio Novelli y Alba Cecilia Mujica en el programa Alba y Sergio, transmitido por Onda 107.9 La Superestación para hablar sobre la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y la propuesta del presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno,  para elevar de 30 a  50 años la pena máxima a quienes hayan incurrido en delitos considerados graves, entre ellos instigación al odio, terrorismo y traición a la patria.

La primera preocupación acerca de la propuesta hecha por Moreno radica en la ambigüedad de la misma, ya que habla de “por lo menos 50 años”, con lo cual se está diciendo que se trata de un mínimo; de ser así, “se trata en buena medida de una pena perpetua y eso viola el derecho a la vida”, atentando contra la progresividad de los derechos.

Louza además cuestionó la posición del magistrado al poner al TSJ a la orden de la ANC. “¿Qué significa esto? ¿Van a proponer que eliminen la garantía de independencia judicial e imparcialidad que debe tener el Tribunal Supremo?”. Toda esta situación es vista por la abogada como un instrumento de amedrentamiento propio de las dictaduras que se evidencia en hechos como las persecuciones a los alcaldes o a las supuestas agresoras de la rectora  del  Consejo Nacional Electoral, Socorro Hernández. “Hay toda una política de persecución de la disidencia”, dijo.

También tocaron el tema del uso de la justicia militar contra la población civil; esta depende directamente del Ministerio de la Defensa y, en consecuencia, del Ejecutivo, pero con el nombramiento de Tarek William Saab como Fiscal General ya no es “necesario” utilizarla, pues el Ministerio Público actúa según lo que dicte la ANC. “Ahora me puedo volver a la justicia civil pues es más fácil, ya que tienes más tribunales civiles que militares y puedes extender más la persecución”.

Por último, Louza señaló que la ANC, por su pretendido poder originario, no solo puede cambiar los órganos constituidos sino que también podría ocurrir lo mismo con las leyes vigentes. “Están por encima de la Constitución” y “puede que deroguen las leyes que tenemos”.

En Venezuela se usa una justicia al revés


Featured Video Play Icon

Laura Louza y Alí Daniels, directores de la ONG Acceso a la Justicia, fueron entrevistados el viernes 17 de agosto por Clemente Scotto en Clementadas, por Onda 97.3 FM, en Puerto Ordaz, para promocionar junto a Mairis Balza, coordinadora de la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía, Codehciu, el foro Hablemos Derechos Humanos. Guayana en contexto.

Además de difundir el evento, en el que Louza y Daniels dictarán las charlas TSJ, política de impunidad, y La justicia militar contra civiles, tocaron diversos temas sobre el acontecer diario relacionados con la Asamblea Nacional Constituyente y la arbitrariedad en la administración de justicia. “Tenemos que conocer nuestros derechos para motorizar las instituciones, las instituciones se motorizan solo si nosotros se lo pedimos y se hacen conscientes”, afirmó Louza, quien además señaló la instauración de una “justicia al revés” en el país, en la cual “se da más poder a la autoridad y no hay control, y menos garantías para el ciudadano”.

Por su parte, Alí Daniels señaló que en la actualidad el Gobierno está violando el derecho al juez natural con el uso de la justicia militar. “Si usted es civil tiene que ser juzgado por un juez civil y aquí se ha llegado al extremo de torcer los tipos penales”. Indicó además que el Tribunal Supremo de Justicia está violando sus propias sentencias al colocar a la jurisdicción militar sobre la penal ordinaria en  delitos tipificado en ambos cuerpos normativos, como lo es el delito de traición a la patria.

Para cerrar, mencionaron el reciente lanzamiento del Diccionario Jurídico Para Todos,  a disposición del público venezolano profesional o no del Derecho, con el que se podrán consultar digitalmente términos jurídicos tanto de uso nacional como internacional.

ANC oficializará la neodictadura del socialismo del siglo XXI


ANC

En entrevista dada el 27 de julio a la emisora SuperStereo 98.1 FM, del estado Nueva Esparta,  Laura Louza, abogada constitucionalista y directora de la ONG Acceso a la Justicia, analizó diversos temas del acontecer político actual, como la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un posible conflicto armado y la persecución a la disidencia, la imposibilidad de actuar por parte del Ministerio Público (MP) y la política de impunidad, entre otros.

Explicó la ilegalidad y carácter fraudulento de la ANC y planteó la posibilidad de suspender la ANC —lo cual no ocurrió— a fin de evitar un conflicto armado. “No estamos en un estado de derecho, es un estado de fuerza”, dijo.

Louza alertó sobre el peligro de una guerra civil que no sería tal, pues para que la haya debe haber dos grupos armados. “Aquí sólo hay un grupo. El que tiene las armas es el que manda”.

Se instauraría además un plan de persecución para imponer un orden socialista, estimulado por las numerosas tergiversaciones del Tribunal Supremo de Justicia ante las manifestaciones de la ciudadanía presionando a los alcaldes.

En cuanto al Ministerio Público (MP), la abogada destacó que este es irrespetado por la actitud del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y, de paso, se encuentra atado de manos debido a la querella del Defensor del Pueblo contra la Fiscal General.

Acerca de la política de impunidad, el Gobierno la estimula a través del TSJ, según Louza, pues, por ejemplo, no pueden ser investigados el ex ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) o el caso de la contratista de obras de infraestructura, Odebrecht.

La abogada recalcó que el pueblo tiene derecho a  mantenerse en las calles y recomendó  a los actores políticos buscar el apoyo de las instituciones internacionales.

Enlace al audio :https://goo.gl/qgCtL9

TSJ aplica justicia a la carta en antejuicio contra Fiscal


Featured Video Play Icon

En entrevista del 4 de julio con Valentina Quintero, en el programa de radio Valen de viaje, a través de la emisora Onda 107.9 la Superestación, Laura Louza, directora de la ONG Acceso a la Justicia, afirmó que si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decide que hay mérito para el enjuiciamiento de la Fiscal General de la República (FGR) Luisa Ortega Díaz, podría suspenderla de su cargo de acuerdo al Código Orgánico Procesal Penal (COPP), pero se cometería un fraude procesal al usar una norma para un fin diferente al que está destinada.

“A la Fiscal General se le está siguiendo un antejuicio de mérito porque ha cometido faltas graves, esto es lo que ha dicho la Sala Plena del TSJ en su decisión”, afirmó Louza. Sin embargo, tales faltas no son un delito y por ello no puede ser aplicable el COPP, que es para causas penales, sino la Ley Orgánica del Poder Ciudadano (LOPC).

De acuerdo a la LOPC, Luisa Ortega Díaz pudiera ser removida del cargo si se considera que hay mérito y a quien le corresponde destituirla es a la Asamblea Nacional. No obstante, la manera en la que se ha manifestado el TSJ, sobre todo el dictamen de medidas preventivas de índole penal, hace pensar que se está siguiendo un antejuicio por supuesta comisión de delitos. De ser este el caso, lo que procedería según el COPP es la suspensión.

“Se trata de una aplicación del derecho un poco a la medida, una justicia a la carta”.

Autoridad del Ejecutivo se impone sobre voluntad del pueblo


Featured Video Play Icon

La directora de la ONG Acceso a la Justicia, Laura Louza, reiteró que desde el inicio, la propuesta de la Asamblea Nacional  Constituyente fue inconstitucional, puesto que la Constitución sólo puede ser transformada si el pueblo lo aprueba. Por lo tanto, el presidente de la República, Nicolás Maduro, debía consultarle al pueblo si estaba de acuerdo o no con la convocatoria. No puede omitir este paso y atribuirse una potestad que no le está reconocida en la Carta Magna.

Entrevistada en el programa de radio “En el medio”, con Azalea Liscano Henríquez, el 25 de junio, la abogada constitucional explicó que la esencia de una Constituyente en Venezuela es la de transformar el Estado, su modelo económico, social e incluso su ordenamiento jurídico, lo que a su vez, implica la redacción de una nueva Constitución, tal como establece el artículo  347 de la Carta Magna.

 En este sentido, recalcó, que en todo proceso constituyente la última palabra la tiene el pueblo porque es en la Constitución donde se encuentran garantizados y protegidos sus derechos más esenciales, aquellos que rigen la vida de cada uno de los ciudadanos. Por lo que recalcó que  si la última palabra la tuviera una sola autoridad habría un quebrantamiento de los principios democráticos y constitucionales, al haberse impuesto sobre la voluntad del pueblo.

Por otro lado, apuntó, el modo de elección de los constituyentes agrava aún más el escenario jurídico al violarse el derecho al voto de los ciudadanos contenido en el artículo 63 de la Constitución. Afirmó  que los ciudadanos no participarán realmente en unas elecciones democráticas, ya que indistintamente del constituyente que elijan estarán apoyando de una u otra forma el proyecto político del gobierno.

“Bajo el marco electoral impuesto por el Jefe de Estado los votos son desiguales entre ciudadanos de distintos estados, al valer el voto de un caraqueño 13 veces menos que el de un ciudadano proveniente de Amazonas; pese a que el Distrito Capital tiene muchos más habitantes que el estado Amazonas”, dijo.

Por último, aseguró que las bases comiciales impuestas por Maduro no garantizan una representación de la sociedad, pues 5 millones de habitantes quedan excluidos de esta votación por no estar dentro de los sectores señalados por el Presidente y aquellos, que sí logran votar por un sector no necesariamente se van a sentir representados por ese por haber sido decidido por el gobierno a qué sector pertenece cada ciudadano sin que haya un padrón electoral para esto.

TSJ da continuidad a golpe judicial


Featured Video Play Icon

La directora ejecutiva de la ONG Acceso a la Justicia, Laura Louza, advirtió que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)  continúa propinando un golpe judicial. Esta vez la Sala Constitucional (SC) limita deliberadamente competencias del Ministerio Público (MP) y sigue legitimando un proceso constituyente que no cumple con los principios que establece nuestra Constitución en su artículo 347.

En entrevista con el periodista Carlos Fernández, el 24 de junio, en el programa 60 minutos, Louza se refirió a las recientes sentencias No. 469 y 470 del TSJ. La primera es sobre la interpretación de la Constitución solicitada por el Defensor del Pueblo y la segunda es sobre las bases comiciales, aunque en ella el TSJ se pronuncia también sobre el nombramiento del Vicefiscal General.

Respecto a la Constituyente, Louza señala que lo más preocupante es que el TSJ está apoyando unas elecciones antidemocráticas en la que los electores sólo pueden votar por el proyecto político del Gobierno y los constituyentes son elegidos por unos sectores que fueron previamente establecidos por el Presidente de la República y no por el pueblo.

Por lo que según la abogada constitucional, 5 millones de habitantes ya quedan excluidos al no estar dentro de los sectores establecidos por el Presidente y aquellos, que sí logran votar por un sector no necesariamente tienen que sentirse representados por ellos ya que están votando bajo un modelo electoral que omitió la participación ciudadana.

Por otro lado, Louza sostiene que en sentencia 470, la Sala Constitucional anuló el nombramiento del vicefiscal general, Rafael González por haber sido aprobado por la Asamblea Nacional (AN) que al estar en desacato no podía hacerlo. Razón por la cual, la instancia determinó que nombraría al nuevo Vicefiscal.

Facultad para investigar

En cuanto a los cambios de competencia del Defensor del Pueblo, Louza señaló que la Sala Constitucional le atribuyó a la Defensoría del Pueblo funciones que son propias del Ministerio Público (MP), tales como ejercer la acción penal establecida en el artículo 285 de la Constitución.

Advirtió que si bien ambas instituciones pueden recibir casos de violaciones de derechos humanos las acciones a tomar son distintas. Mientras la Defensoría denuncia la violación, protege a la víctima e insta al MP a realizar una investigación contra un funcionario público; el Ministerio Público, investiga y acusa a al funcionario que haya cometido el delito.

Es decir, el Ministerio Público es el único quién tiene la facultad de investigar y acusar a una persona, indistintamente del delito que haya cometido y de quién sea esa persona; en cambio la Defensoría del Pueblo defiende a ciudadanos frente a violaciones de derechos humanos, que por su naturaleza, sólo comete el Estado.

“Derecho a la rebelión implica resistencia, no violencia”


Featured Video Play Icon

Diversas son las interpretaciones que los ciudadanos dan a los muy nombrados artículos 333 y 350 de la Constitución nacional. A más de dos meses de protestas contra el Gobierno en casi todo el país, más de uno sentencia que es hora de aplicar el segundo texto mencionado para precipitar un cambio en Miraflores,  por cualquier vía, incluso si no es pacífica.

Al respecto, el abogado Alí Daniels, advirtió que el “derecho a la rebelión” consagrado en el artículo 350 de la Carta Magna de 1999 no implica violencia sino “resistencia a la opresión” como espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Constitución de los Estados Unidos, recogido también por la Constitución venezolana de 1961.

“La palabra clave es resistencia y muchos se preguntan cómo se come eso, pues se trata de dos elementos: un Estado que desconoce el derecho y un pueblo que no lo acepta, está cansado y protesta. La resistencia no es una planilla que se llena y el Gobierno la recibe (…) no se regula, pese a que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió una sentencia infeliz en 2003, tratando de hacerlo (…) es el hecho de que casi a diario se le dice al Gobierno: si sigues con la represión y violando derechos de los venezolanos, yo sigo con la protesta”, explicó.

De allí que el artículo 350, de acuerdo con el profesional del Derecho, debe leerse con el 333, el cual aclara que la Carta Magna tiene su propio valor que emana de la aprobación del pueblo y no depende de un funcionario, ni siquiera el Presidente de la República.

“En este contexto de violación sistemática de los Derechos Humanos por parte del Presidente, el artículo 333 puede usarse para que un militar desobedezca una orden para cometer una atrocidad como las que se están cometiendo contra los manifestantes, porque la  Constitución no pierde vigencia aun si el Jefe de Estado deja de cumplirla u ordena incumplirla”, añadió.

También destacó el  hecho de que aparte de las arbitrariedades presidenciales, los venezolanos estén oprimidos por sucesivas sentencias de la cabeza del Poder Judicial que en lugar de defender sus derechos favorece al Ejecutivo. Frente a ello, dijo, la sociedad y los funcionarios tienen el derecho de desconocer tales dictámenes.

También hizo un llamado para que entienda que los resultados de las protestas son progresivos y que no es una salida violenta la que aportará todas las soluciones a la crisis del país.

“Nuestros jóvenes han muerto a causa del ejercicio del derecho a la protesta porque cada día la represión es más grande (…) pero hay que entender que así como tenemos derecho a manifestar, en algún momento las partes van a tener que conversar para dirimir diferencias, no sabemos cuándo pero eso tiene que ocurrir”, finalizó.

AN debe nombrar a autoridades del TSJ y del CNE apoyada en el 350


Laura-Louza-1 (1)

Laura Louza, abogada experta en derecho constitucional, profesora de sociología jurídica en la Universidad Central de Venezuela –UCV-, directora de la ONG Acceso a la Justicia, explicó que el artículo 333 insta a los ciudadanos a defender la constitución en momentos en que desde muchos sectores se haya advertido que el gobierno, apoyado en el Tribunal Supremo de Justicia –TSJ-, está subvirtiendo el orden constitucional. “Es una autoridad que esta desconociendo el régimen constitucional y la democracia y el TSJ ha avalado todo esto”.

Precisó que el artículo 350 de la carta magna, que llama a la desobediencia civil,  ya fue aplicado por la Asamblea Nacional –AN- el año pasado cuando desconoció al TSJ y fue declarada por el mismo tribunal en desacato. “Ahora la AN pasa al desconocimiento expreso de las autoridades que violan la constitución en el sentido de que hay que ir un poco más allá”.

En el Foro A Tiempo de Unión Radio, Louza espera que en los próximos días el parlamento de a conocer una ley que le daría marco a un posible acuerdo de transición. “Ya hay de hecho una comisión de transición en la AN y hay que estar atento los próximos días porque vendrá un acuerdo o una ley que enmarcará esta transición”.

Precisó que con el artículo 350 se aplica el desconocimiento a la designación de los magistrados del TSJ en diciembre de 2015 por la AN saliente, luego de realizadas las elecciones parlamentarias. “Vemos que las autoridades no son legitimas y no cumplen los requisitos constitucionales y lo que está haciendo la AN es vamos a cumplir con la constitución y vamos a nombrarlas cómo dice la carta magna, vamos a tener una institucionalidad paralela y habrá un momento en que se tendrá que decidir a cuál nos acogemos, incluso en instancias internacionales y creo que hacia allá va la AN”.

Asimismo, el abogado José Vicente Haro,  profesor de la UCV con postgrados en derecho constitucional y defensor de Derechos Humanos, explicó que la invocación de los artículos 333 y 350 de la constitución ya había sido hecha, de manera informal, por los ciudadanos que manifiestan desde hace mas de dos meses en las calles.

Precisó que este apoyo ciudadano ahora se ha formalizado con el llamado hecho por la Mesa de la Unidad Democrática –MUD- de apelar a estos artículos. “Las instituciones deben colocarse del lado de la constitución para reinstitucionalizar el TSJ, el Consejo Nacional Electoral –CNE-, lo que es el poder ciudadano como la Defensoría del Pueblo y la Contraloría”.

Haro insta a   los ciudadanos deben unirse a los diputados y a la AN, como única autoridad legítimamente democrática incuestionable, para elegir a todas las autoridades “paralelas pero legítimas”. “La ciudadanía tiene que postularse, participar, colaborar e integrarse al comité de postulaciones electorales, como rectores del CNE, como magistrados del TSJ para que se cumpla la constitución y para que estas autoridades tengan legitimidad y empiecen a dictar actos que reivindiquen la constitución”.

Haro considera que el artículo 350 también servirá para desconocer a la Asamblea Nacional Constituyente –ANC- “y colocar las instituciones en manos de ciudadanos que hagan  cumplir la constitución y desconocer esta ilegitima constitución y se vuelve el 350 en la principal herramienta para desconocer esa ANC”.

Por su parte, el abogado constitucionalista, Gustavo Linares Benzo, doctor en derecho y profesor universitario, destacó que todo lo que se está haciendo ahora ya la AN lo hizo el año pasado tratando de nombrar los nuevos magistrados del TSJ y a los nuevos rectores del CNE “pero ambas cosas fueron anuladas por el TSJ como todas las otras cosas (…) Entonces vamos a tener en breve dos TSJ y dos CNE.

Linares Benzo destacó que “el día que la oposición logró de manera meritísima una mayoría electoral aplastante en las parlamentarias,  ese día el gobierno decidió que mas nunca habría elecciones porque no las iba a poder ganar y entonces se impidió todo el desenvolvimiento de la AN y el día de hoy las diferencias son que comienza la implosión interna del régimen, nada más y nada menos con la Fiscal General de la República, el otro elemento son los 80 muertos”, subrayó.

Linares Benzo agregó el ingrediente militar a toda la situación que se vive en el país al resaltar al gran rechazo que está causando la ANC en el ámbito castrense.

Enlace al audio: https://goo.gl/hP8NFe

Parlamento actual es el que tiene competencia para nombrar a magistrados del TSJ


Featured Video Play Icon

Mientras el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) rechaza cualquier recurso judicial que ponga en duda su autoridad para decidir  y la del Jefe de Estado para convocar a un proceso constituyente sin consultarte al pueblo, la Asamblea Nacional (AN) inició un proceso de designación de nuevos magistrados del alto Tribunal (13 principales y 20 suplentes) y se prevé incluso la juramentación de los seleccionados la segunda semana de julio de 2017.

Al respecto, la directora de Acceso a la Justicia, Laura Louza, indicó en entrevista con Carlos Fernándes en su programa 60 minutos en Play FM Network el martes 13 de junio que el Parlamento tiene plena competencia (artículo 264 constitucional) para designar a los magistrados. De hecho, si la AN anterior que cesó en funciones el 31 de diciembre de 2015 hubiera cumplido los lapsos legales de acuerdo con la Ley Orgánica del TSJ (2010), le correspondía al poder legislativo actual el nombramiento (para la segunda semana de enero de 2016) de los 13 principales y 20 suplentes que se seleccionaron de forma ilegal en diciembre de 2015.

“El Gobierno y el TSJ  no le darán valor jurídico a lo que hagan la Fiscal ni la AN con los magistrados pero la AN está procediendo bien porque la anterior no tenía competencia. Si tienes un tribunal ilegítimo ocasionas todo lo que ocurre en la actualidad”, destacó Louza en entrevista radial con Carlos Fernández.

La abogada constitucionalista lamentó que haya tenido que sobrevenir la crisis política, social y económica actual para que el país entendiera lo perjudicial que es no tener separación de poderes, que todos, menos el Parlamento, estén supeditados a los intereses del Ejecutivo y su proyecto político.

“Ha habido millones de intentos para que esos magistrados sean removidos. Acceso a la Justicia presentó la denuncia ante la nueva AN cuando se instaló, abogados han solicitado la nulidad de esos nombramientos y no ha pasado nada (…) Ahora vemos que de la Sala Constitucional del TSJ 3, de 7 magistrados, son exprés y están cuestionados, pero entonces deciden sobre el recurso (de nulidad de la selección) de la Fiscal en su contra. Esos magistrados se tuvieron que haber inhibido antes de conocer el caso y convocar a los suplentes, por lo que la Fiscal los podría recusar”, añadió.